Vivo en una casita redonda, blanda y calentita. Aunque no puedo ver a mis papás, ellos me entretienen con historias que llaman cuentos. “¿De dónde saldrán esos personajes?, ¿viviré yo todas esas aventuras?…¡Quiero salir, quiero salir! “

“Ya estás en casa”, me dijeron muy contentos. No me acuerdo muy bien qué sensaciones tuve en aquel momento. Algo de miedo, tal vez alegría, seguro que sueño,… Nací en un mes frío, pero todo estaba preparado para mi llegada. Por fin, descubriría lo que es un CUENTO.

Van pasando los meses, ya puedo coger yo solito el libro que me gusta de la estantería y hacer que lo leo. Observo los colores, sus letras grandes, los dibujos… Cuando lo tengo, salgo en busca de un adulto: “eo un uento, eo un uento”. Escuchan atentos, aún sabiendo que me lo estoy inventando. Por sus caras, creo que les parece interesante. Sigo haciendo que leo.

Mamá me dice que lo único que me falta es tiempo. Ganas tengo, eso es lo importante. Un día, la abuela sacó de una cómoda una cartilla: araña, elefante, iglesia, ojo, uva. Los dibujos de sus hojas me ayudaron a conocer palabras.

¡Ya soy capaz de leer mis cuentos! A mi familia, a mi perrito, a los juguetes,… Todos me dicen que soy muy, muy grande, aunque yo no lo creo.

Primera toma de contacto con el mundo de las aventuras y los sueños. Como el personaje del cuento que hoy os presentamos. ¡ QUÉ LIBRO MÁS TONTO! Un álbum ilustrado que, gracias a Liana Editorial, hemos podido abrazar en casa.

Y para achuchones, los que mañana podremos dar en las librerías a un nuevo amiguito: LA FIESTA y otras historias. Enhorabuena a Sergio Ruzzier y Liana Editorial por este bello álbum ilustrado.

Las lecturas siempre han sido un canal para abrir o reforzar nuestras tertulias. También nos inspiran en busca de esa creatividad innata que tenemos desde pequeños. Entre pinceles y “charleta” queremos hablaros de algo que nos parece importante. Para ello, nos vamos a ayudar de estos cuentos. Dos historias necesarias para que la lectura se quede siempre con nosotros. Después, os invitaremos a participar en una reflexión que, seguramente, ya se haya hecho en vuestra casa.

Los dos álbumes ilustrados son del mismo autor: Sergio Ruzzier. Un artista que fascina a los pequeños por la vitalidad que regala a sus personajes. Que conquista a los más grandes, a aquellos que aman la naturaleza, por sus  montañas rosas y azules, sus árboles naranjas, la belleza de sus animales. MAGIA.

Como primeros lectores, nos podemos sentir identificados con el personaje de ¡QUÉ LIBRO MÁS TONTO

Pequeño lector está aprendiendo a leer. Se ha encontrado un libro parecido a los que leen los papás. Más de trescientas hojas, sin dibujos ni colores. Pero este libro de tapas rojas parece que es para pequeños, y él no es capaz de entender nada. ¿Dónde se han metido las imágenes?

Podemos sentir frustración, enfadarnos mucho y decir palabras (aunque no es excusa, copiadas a algún adulto) poco apropiadas. Un camino que no conduce a ningún destino. Ante una situación así, STOP. Debemos parar, respirar y pensar. 

No conocer las letras nos pone algo nerviosos. No sabemos qué hacer con hojas en las que solo hay palabras, palabras y más palabras.  Nos gustaría ser un poquito más autónomos. Por eso, apenado, nuestro amigo decide abandonar aquel libro. Porque las palabras, al principio, son difíciles. Sin dibujos, complicado de entender. ¡Como cualquier herramienta que acabamos de conocer!

Espera, espera un momento. ¿Te has fijado bien?… Seguro que el miedo a lo nuevo no te ha dejado ver. ¡Pasa muchas veces! De nuevo, se acerca al libro y la historia cambia. Hay palabras que le suenan. 

 Palabras divertidas, llenas de furia, tristes o que transmiten paz. Todas tienen la magia de llevarte lejos, a lugares que aún no conoces. Y entonces, te das cuenta que serán tu mejor compañía. Te ayudarán a crecer, a confiar en ti, a querer, a respetar y saber compartir. A ser generoso, humilde, a pelear por tus sueños y no darte por vencido. A vivir…

¡Hay que celebrarlo! Hemos aprendido a disfrutar de la lectura. LA FIESTA y otras historias nos están esperando.

Tres nuevas aventuras de la mano de FOX y CHICK. Su formato de cómic nos lleva a dejar volar la imaginación. Convertimos nuestra sala en una gran exposición de marcos y marcos de arte. 

Pero para arte el de Chick. Organiza una fiesta, sin previo aviso, en la casa de Fox. Acompañarán la velada con una rica sopa en la mesa y retratos a todo color como recuerdos. Veréis que no siempre estarán de acuerdo, pero son amigos. Junto a ellos, lo pasaremos muy bien.

Son cuentos que, muchas veces, nos ayudan a los grandes a tratar temas difíciles de explicar. En cualquier casa, puede surgir un pequeño debate sobre el uso de las tecnologías y los niños, las redes sociales, las consolas, los juegos de moda. Cuando nuestros hijos son “chiquitines” nos preocupamos por enseñarles a leer. Queremos que sus lecturas y juegos sean acertados, de acuerdo con su edad, como las que hoy hemos compartido. Cuidamos todo lo que llega a sus manos. Los niños van creciendo, y algo vamos perdiendo por el camino. Tal vez, vuestros hijos están en esa edad en la que se apoyan en los amigos, piden ser más independientes. Imitamos lo que hacen otros padres, lo que vemos en la sociedad, cediendo en sus deseos. Sin darnos cuenta, que utilizan aplicaciones que se hicieron para adultos. 

Estamos convencidos que se escapa la magia. ¿En qué momento dejamos de darles las herramientas adecuadas? Si todos, cuando somos pequeños, abrazamos los cuentos, deseamos dibujar, y jugamos con la creatividad. ¿Qué cambia?

No hace mucho, en una charla de colegio para alumnos y padres sobre el uso de las redes, los niños comentaban las horas que pasaban frente a tablets, móviles, consolas…Hablaban como auténticos expertos en la materia. No eran conscientes de las consecuencias de tantas y tantas horas frente a una pantalla. Y es normal, al fin y al cabo no son adultos, ¿verdad? Todos los padres salimos impactados al oír de niños, tan pequeños, lo que muchas veces escuchamos y vemos en medios de comunicación. Los niños también se dieron cuenta de que algo no estaban haciendo bien…Este tipo de iniciativas en los colegios es bastante enriquecedora para todos. Desde esta humilde morada, gracias por vuestro tiempo “civerpolis”

Cuando abrimos con ellos las tapas de estos y otros muchos cuentos, sabemos que estamos ofreciendo a nuestros hijos una buena base. Mimemos a nuestros hijos como cuando les iniciamos en juegos y lecturas. Porque ellos serán responsables si nosotros lo somos. Porque sabrán dar uso a las herramientas si enseñamos cómo se usan. 

Ayer, esta mami hablaba con otra futurá mamá. Hablabamos de los miedos de todo papi primerizo cuando llegamos a casa con nuestro bebé. De las noches sin dormir, de las fiebres o el mal comer. Es instinto, solo instinto…le comenté. Entre risas cerrábamos la conversación pensando que eso no eran casi problemas. Dura preadolescencia…. en la que debemos mimar y cuidar de la misma manera. ¿No creéis? 

Tenemos suficientes herramientas, tenemos información, y la magia de la experiencia. Nosotros pondremos nuestro granito de arena, ¿y vosotros?

¿Te ha gustado? ¿Nos ayudas a compartirlo?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *