Consejos vendo, para mi no tengo

ysitecuento-un-secreto-del-bosque

¿Cómo ve el amor un niño?

Dibujar corazones, corazones y más corazones es síntoma de enamoramiento. Cuando observamos los dibujos de los pequeños vemos caras, con forma de “patata”, por todas partes. Dibujo un árbol, y su corazón al lado; dibujo una casa, y su corazón pegado; dibujo a Thor, y la cara roja más grande le salva.

ysitecuento-un-secreto-del-bosque-corazon

¿Qué es estar enamorado?

Alguien que está enamorado y otra persona que está enamorada de esa persona”, dice nuestro pequeño. 

No hace mucho, veíamos en las noticias que había amores que se consideraban enfermos. ¿Enfermos? Tal vez, aquellos que lo piensen tengan razón. Los síntomas pueden llevar a pensar que algo malo te está pasando: dolor de barriga, insomnio, poco apetito, mirada perdida,…

Entonces, ¿estamos “pachuchos”? Pues papá y mamá ysitecuento sí; y Juan y Pedro que pasean agarrados de la mano contándose cuentos; y Julia y Ana, que gritan su amor a los cuatro vientos. Bendita enfermedad, que pone sonrisas en la cara y hace que veas la vida con magia.

Aquel comentario hizo sentir dolor y rabia a una niña de 9 años. Le explicamos que no todo el mundo da el mismo significado a la palabra enfermedad. Hasta que den con la vacuna, si tenemos mucha fiebre, hagamos de los cuentos una buena aliada para nuestro corazón.

ysitecuento-un-secreto-del-bosque-portada

La etapa de infantil no durará toda la vida. Llegará el momento en el que necesites un diario, te veas haciendo virutas con la goma o te pongas colorad@. Tal vez tengas un secreto que no te atrevas a contar. Puede que los demás lo descubran y, entonces, lleguen esos “consejos vendo, para mí no tengo” de amig@s tan expertos como tú en esto de las mariposillas en la tripota.

Imaginad que estáis en un bosque del Norte. Todo es distinto en este lugar. Los árboles ocultan tesoros, los vientos llevan mensajes, y los animales guardan secretos fascinantes. Vosotros sois como la protagonista, una ardilla muy lista, trabajadora y buena amiga.

En otoño, nuestra amiga no tiene tiempo de nada. Recorre todo el bosque en busca de comida, para hacer una buena despensa cerca de su roble. Después de un duro invierno los primeros rayos de sol salen. Ardilla baja hambrienta de su árbol en busca de sus manjares. Cuando se dispone a comer, lo vio descender de un abedul. 

Decidido, misterioso,…¡y me ha hablado! Me ha pedido nueces, y me he quedado callada. Se ha comido todas mis reservas. Lo peor es que “no sé qué me pasa, pero no se me va de la cabeza.”

¿Piensas en esa persona como Ardilla, que piensa en aquel animal que parece encantador, amable y que tiene una voz agradable? Picor de naríz, estás inquiet@, se te va la voz, el estómago se te pone como una piedra,…necesitas ayuda.

Aquí comienzan esos consejos de amigos de los que hablamos. ¡Vamos a enumerarlos!:

  1. Consejo zorruno: díselo. Le regalas un ramo de lirios.
  2. Consejo bubobubero: díselo contemplando la luna desde el acantilado.
  3. Consejo lobuno: díselo aullando una canción.
  4. Consejo osado: díselo y le ofreces miel para merendar.
  5. Consejo lirónico: díselo y le haces una cama mullida.
ysitecuento-un-secreto-del-bosque-oso-buho

Todo lo que te cuentan te resulta extraño. Ardilla no sabe a quién hacer caso. Y llega el día en el que escucha esa voz conocida. ¡Madre mía,…si nos pasa a nosotr@s! El corazón se acelera y todos aquellos síntomas se agudizan. Bajas la mirada, quieres seguir todos los consejos.

Cuando los amigos de Ardilla se enteraron de quién era, el secreto del bosque dejó de serlo. Veían en ello una historia imposible, una locura. ¿Qué familia, amigos o juegos tendrán?

Una encina, que hace de hogar, tiene ahora el secreto… Abrid las páginas de este álbum, reflejo de amores verdaderos, de amistades posibles, que os atraparán con la magia de sus diálogos e ilustraciones.

ysitecuento-un-secreto-del-bosque-arbol-animales

Nosotros nos quedamos con un mundo muy frondoso de amor, ternura y felicidad. Siempre con una sonrisa en la boca y este amor incondicional a nuestras familias, amigos, animales, plantitas, e historias bonitas como:

UN SECRETO DEL BOSQUE. Gracias Javier Sobrino, por poner letra a nuestro corazoncito. Gracias a Elena Odriozola, por transmitir en tus trazos y colores que las diferencias no resultan impedimento. Gracias a OQO Editora, que siempre está en el momento oportuno para ayudar a estos padres a hablar de sentimientos.

¿Te ha gustado? ¿Nos ayudas a compartirlo?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *